Seleccionar página

Dios nos ha salvado por su gracia, y nos ha hecho sus testigos en el mundo.

Él quiere que demos a conocer su amor, su verdad, y su poder a todas las personas.

Y quiere que seamos sal y luz, que mostremos con nuestra vida y con nuestras palabras lo que él ha hecho en nosotros.

la voluntad de Dios para tu testimonio

En este artículo, vamos a ver tres maneras de cumplir la voluntad de Dios para tu testimonio.

1. Qué significa la voluntad de Dios para tu testimonio: Conocer su VOLUNTAD DECRETIVA

 

Dios tiene un plan para la historia, que culmina en la venida de su reino y la manifestación de su gloria.

Ese plan incluye la redención de su pueblo, la evangelización de las naciones, y la restauración de la creación.

Conocer la voluntad decretiva de Dios nos ayuda a tener una visión global.

También a entender el propósito de nuestra existencia, y a participar en la misión de Dios.

Y al conocer la voluntad decretiva de Dios, podemos ser testigos de su soberanía, de su fidelidad, y de su esperanza.

2. Qué significa la voluntad de Dios para tu testimonio: Seguir su VOLUNTAD PRECEPTIVA

 

Dios nos dio un mandato: ir y hacer discípulos de todas las naciones, bautizándolos y enseñándoles a guardar todo lo que él nos ha mandó.

(Mateo 28:19-20).

Ese mandato implica la proclamación del evangelio, el discipulado de los creyentes, y la edificación de la iglesia.

Entonces, seguir la voluntad preceptiva de Dios nos ayuda primero a tener una pasión por las almas.

Luego a compartir el mensaje de salvación, y finalmente a servir al cuerpo de Cristo.

Y al seguir la voluntad preceptiva de Dios, somos testigos de su gracia, de su verdad, y de su amor.

 

Te puede interesar
Entiende «Su voluntad es buena, agradable y perfecta»: Reflexión

3. Qué significa la voluntad de Dios para tu testimonio: Reflejar su VOLUNTAD DE BENEPLÁCITO

 

Dios nos ha dado su ejemplo, que es el modelo de Jesucristo, el testigo fiel y verdadero.

(Apocalipsis 1:5)

Ese ejemplo nos muestra cómo vivir en el mundo.

Y también cómo relacionarnos con Dios y con los demás, y cómo enfrentar las tentaciones y las pruebas.

Por lo que, reflejar la voluntad de beneplácito de Dios nos ayuda a tener una conducta intachable.

Y a mostrar el fruto del Espíritu, y a sufrir por causa de la justicia.

Al reflejar la voluntad de beneplácito de Dios somos testigos de su santidad, de su poder, y de su gloria.

CONCLUSIÓN

 

Estas tres maneras nos muestran que el testimonio no es solo una actividad.

Es también una actitud, una identidad, y una responsabilidad.

Si queremos cumplir la voluntad de Dios para nuestro testimonio, debemos

– conocer su plan,

– seguir su mandato,

– y reflejar su ejemplo.

 

Así podremos decir como Pedro:

“Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro 2:9).

Verificado por MonsterInsights